Spanish
Français

La mHealth, una herramienta clave para el empoderamiento de los pacientes

No hay ya ninguna duda del importante impacto que los dispositivos móviles y las apps que funcionan en ellos están teniendo en la salud. Un dato muy contundente lo ilustra: en 2013, 95 millones de ciudadanos estadounidenses utilizaron dispositivos móviles para obtener información o para acceder a herramientas de salud, mientras que en 2012 fueron 75 millones [1].

A nuestro entender, el uso en la salud de las TIC en general entronca con los nuevos paradigmas de modelo de atención, y específicamente con el modelo Medicina P4 [2], modelo que busca la evolución de una medicina reactiva, basada en la enfermedad, a una medicina Predictiva, Preventiva, Personalizada, y Participativa basada en la salud.

Este modelo muestra, en primer lugar, que la medicina es una ciencia de información; en segundo lugar, la necesidad de sistemas o aproximaciones holísticas para hacer frente a la enorme complejidad de las enfermedades; en tercer lugar, la emergencia de nuevos conocimientos y tecnologías para la personalización de la atención; y por último, en cuarto lugar, la necesidad de nuevas y potentes tecnologías analíticas para descifrar la ingente cantidad de datos.

Así pues vemos que los Sistemas de Información y las Tecnologías de la Información son claves para el desarrollo de este modelo. Por ejemplo:

  • Medicina predictiva, gracias a las nuevas herramientas diagnósticas de gran precisión.
  • Medicina preventiva, enfocada a la mejora de los estilos de vida, donde encontramos una gran cantidad de app.
  • Medicina personalizada, gracias a los avances de la genómica y de los sistemas informáticos necesarios para el tratamiento de datos.
  • Medicina participativa, con un paciente empoderado que participa en todas las fases del proceso de atención.


Creemos que la mHealth en particular puede jugar un papel especialmente importante en el empoderamiento de los pacientes y en disminuir la asimetría en la información característica del “mercado” de la salud.

Las ventajas que ofrecen las plataformas móviles, la capacidad de almacenamiento a través de las tecnologías cloud computing, las tecnologías de transmisión y de procesamiento, las nuevas tecnologías de sensores y la potencia de cálculo son tales que ahora es posible atender la salud de los ciudadanos con modalidades de atención completamente nuevas. El paciente ya no es un actor pasivo, sino que busca activamente información, utiliza herramientas para mejorar su salud y gestionar su enfermedad, comparte experiencias y opiniones con otros pacientes y se comunica de manera más directa con los profesionales de salud. Es decir: un nuevo paradigma caracterizado por una mayor “copropiedad” y “coproducción” de salud y bienestar. En definitiva, un entorno facilitador de la responsabilidad de los pacientes.

Efectivamente, la mHealth ofrece un gran número de herramientas para gestionar todas las etapas de la enfermedad (la web www.mobilehealthglobal.com ofrece un registro muy detallado de apps de salud):

  • Desde la prevención con un sinfín de apps para favorecer la salud y la buena forma física (o wellness).
  • El diagnóstico con servicios y soluciones que facilitan el autodiagnóstico.
  • La comunicación online con profesionales de salud  que realizan el diagnóstico o el triaje necesario.
  • El tratamiento con herramientas que potencian la adherencia a los tratamientos.
  • Hasta la monitorización especialmente importante para los pacientes crónicos, o incluso para pacientes post-hospitalizados.


Así pues, y en conclusión, la mHealth no es, únicamente, un nuevo gadget para los geeks, sino una muy valiosa herramienta que cambiará la manera como se proporcionan las prestaciones de salud y que, en particular, ofrece una muy valiosa herramienta para empoderar a los pacientes y situarlos en el centro de la atención sanitaria.



Referencias

[1] Manhattan Research’s Cybercitizen Health® U.S. 2013
[2] L. Hood and S.H. Friend (2011), “Predictive, personalized, preventive, participatory (P4) cancer medicine”, Nature Reviews Clinical Oncology 8:184-187.

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.