Spanish
Français

156 prácticas médicas potencialmente ineficientes o inseguras

Este estudio, financiado por el Departamento de Salud del gobierno australiano, tiene como objetivo principal el desarrollo y aplicación de un método de identificación de los servicios de salud de beneficio cuestionable, con el fin de producir una lista de prestaciones que deberían ser investigadas más detenidamente. En otras palabras, propone el desarrollo y la implementación de un nuevo sello de calidad del sistema australiano de reembolso: Comprehensive Managment Framework, un marco global de gestión del sistema de reembolso de prácticas de salud, según tres criterios de cumplimiento:

  • Estándares de seguridad
  • Capacidad de mejora de la salud de los pacientes
  • Uso óptimo de los recursos


Es así que estudiando 5.209 artículos se identificaron 156 prestaciones potencialmente ineficientes y/o inseguras, y algunas de ellas necesitan una optimización de las prácticas. Se trata fundamentalmente de establecer una estrategia transparente, sistemática y basada en pruebas científicas de identificación de prestaciones clínicas de bajo o nulo beneficio para los pacientes.

Tal informe propone entonces, ante la problemática universal de financiamiento público a través del reembolso de prácticas sanitarias de “bajo valor”, la elaboración de un método de evaluación de las tecnologías sanitarias. Tomando en cuenta que generalmente las prestaciones muestran perfiles distintos de eficiencia dependiendo de la población a la cual se aplican, este trabajo apunta a que los sistemas modernos de tarifa por servicios precisen sus descripciones de servicios clínicos y de pacientes, para perfeccionar sus asignaciones presupuestarias.

Desde este punto de vista, este trabajo sugiere la elaboración de una estrategia de optimización de los recursos públicos, al demostrar de qué manera el ahorro en los costes o cambios con coste neutro pueden realizarse con los fondos existentes solo con reducir el uso de las prestaciones que ofrecen beneficios bajos o nulos.

El desarrollo de un proceso de identificación sistemática, eficaz y objetiva de prestaciones de bajo valor en el cuidado de la salud aparece entonces un primer aporte hacía un mecanismo de reajuste presupuestario en un sector que necesita más que nunca de eficiencia, rentabilidad y utilización óptima de los recursos.

El informe también publicó un listado de 13 prácticas que fueron identificadas por más de un método de búsqueda utilizado y que requieren entonces de más investigación:

  • Las pruebas de los pacientes para la mutación del gene factor V de Leiden.
  • La cirugía artroscópica para la osteoartritis de rodilla.
  • Las pruebas para la proteína C-reactiva.
  • La radiografía de tórax para el síndrome coronario agudo, antes de la operación, o en el diagnóstico de las infecciones respiratorias.
  • El cribado de chlamydia.
  • El electrocardiograma de esfuerzo para la angina.
  • Las imágenes en los casos de dolor de espalda baja.
  • Las pruebas de función hepática.
  • Las análisis de sangre, orina, o plasma para la enfermedad renal en fase terminal.
  • La prostatectomía radical.
  • La radioterapia para pacientes con enfermedad de la médula espinal metastásico.
  • La rutina de dilatación y curetaje.
  • Cirugía para la apnea obstructiva del sueño.




Acceso al documento original

Over 150 potentially low-value health care practices: an Australian study. August 2012 [acceso: 13-3-2014]. Disponible en: www.mja.com.au/journal/...

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.