Spanish
Français

Repensando el intervencionismo en el hospital

Los servicios médicos solapan cada vez más su actividad con la tradicional de los servicios quirúrgicos. La tecnología permite abordajes menos invasivos, y esto evita intervenciones quirúrgicas abiertas: menos cirugía pero más actividad en otras áreas.

Lo nuevo de estas actividades hace que hayan crecido sin que el hospital tenga un modelo claro de las mismas: se generan en el hospital varias unidades que se caracterizan por tener unos requerimientos funcionales similares a un quirófano aunque menos exigentes, y por precisar de la imagen (angiógrafos). En cierta forma el fenómeno es similar a la proliferación de pequeños hospitales de día médicos en áreas diversas del hospital.

Hemos observado, como modelo de interés, la concentración de estas pequeñas unidades en una Unidad de Tratamiento (o Intervencionismo) Guiado por la Imagen. El planteamiento de concentrar en una unidad las intervenciones guiadas por la imagen (hemodinámica, arritmias, vascular, radiología intervencionista…) tiene sugerentes ventajas:

  • Funcionalmente reúne técnicas de diferentes especialidades que precisan de unas circulaciones específicas similares a las de un bloque quirúrgico.
  • Optimiza la atención post-intervención al concentrar un mayor volumen de pacientes con similares requerimientos de atención al despertar.
  • La concentración de personal de enfermería optimiza tanto su productividad como la formación, el desarrollo de competencias y el crecimiento profesional.
  • Las sinergias entre los diferentes tipos de equipos facilitan un uso compartido que permite una mayor productividad por máquina.
  • Desde la perspectiva de la gestión de estos equipos de alta tecnología, permite una gestión mucho más desarrollada de todo el proceso del equipo.
  • Tanto los costes de inversión como los muy importantes costes de fungible pueden beneficiarse notablemente por una gestión centralizada de estos equipos.

Y esto permite darles a alguna/s de las salas características de quirófano (espacios mayores, equipamiento, presión positiva, circulaciones, acceso a material...). Con ello se resuelve la ubicación de los quirófanos híbridos que permiten pasar de la angiografía a cirugía abierta cuando se produce una complicación.

El enfoque no deja de tener sus aristas. Por ejemplo, requiere “centralizar” unos espacios que hasta ahora están gestionados autónomamente por varias especialidades. Con sus dificultades, es un proceso similar al que se ha seguido en los bloques quirúrgicos en que actualmente la “centralización” no es discutida.

En todo caso, el intervencionismo es un fenómeno con un peso creciente que debe pasar de los desarrollos aislados liderados por cada especialidad a la reflexión en común sobre su modelo de organización, funcionamiento y de diseño de los espacios físicos.


Por Esteban Carrillo y Elena de Mingo.

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (2)

  1. José Mª de la HIGUERA, a las 17.06.2015
    Me parece un asunto de gran interés Esteban. Comparto tu inquietud sobre las oportunidades y tambien las barreras y amenazas. Creo que aquí hay un campo importante de innovación y mejora al que no le estamos prestando mucha atención. Es interesante la dinámica de transformación que están viviendo los hospitales de manera expontánea en muchos casos -optimizable sin duda-. Me pregunto si los modelos de gestión clínica dominantes favorecen o retrasan. El modelo de desarrollo asitencial basado en especialización-especilaidades médicas tambien es un componente a tener en cuenta.
    A cuenta de diseñar estrategias y políticas de cara a futuro.
    1. Esteban Carrillo, a las 17.06.2015
      De hecho José María, creo que es un tema relativamente independiente del desarrollo de la gestión clínica. Yo creo que hay tres ejes organizativos en el hospital: 1. El conocimiento (los servicios médicos, especialidades y subespecialidades), 2. Los procesos del paciente (y creo que aquí es donde incide sobre todo la gestión clínica) y 3. Las modalidades de intervención (hospitalización, consulta externa, bloque quirúrgico..) que son áreas de trabajo compartidas por todos los servicios. Mi reflexión sobre el intervencionismo va en la línea de considerar a este área como una modalidad de intervención (como un bloque quirúrgico) en que participan varios servicios. La situación actual es más que se considera como una subespecialidad y si se aborda así, si que tiene sentido su inclusión en un área de gestión clínica. La idea que apunto en mi escrito es más a que podría pasar este área a ser un servicio común de todas las especialidades y por tanto con una gestión general como el bloque quirúrgico.
      En todo caso el tema no se limita a esto sino también a como medimos y contamos esta actividad que es en gran parte actividad quirúrgica o la substituye. Ante un tema en evolución no soy partidario de cerrar posiciones o dar recetas pero creo que el tema merecería una buena reflexión sobre como enfocamos la gestión de estos procedimientos que cada vez van ganando peso en el hospital.
      Encantado de saludarte. Un abrazo,

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.