Spanish
Français

Programa quirúrgico de alta performance

El bloque operatorio es el principal driver de gastos e ingresos hospitalarios, por lo que suele ser también el principal foco de atención para gestores y ejecutivos. En un momento de adaptación a un nuevo modelo de financiación basado no tanto en el volumen de actividad sino en los resultados, los servicios quirúrgicos están obligados a ser más eficientes a nivel tanto operacional como en términos de eficiencia. Así pues, el abordaje quirúrgico pasa ahora por la constitución de un equipo que conciba al paciente como centro del proceso.

Si en el pasado la clave del éxito para un cirujano era abrir y coser bien, hoy en día sabemos que está visión ha quedado obsoleta por demasiado simplista. Ahora un cirujano de éxito debe ser el líder de un equipo eficiente. De este modo, la lista de habilidades exigibles incluye también el saber escuchar, medir, gastar y observar de manera razonable.

Durante mucho tiempo se cultivó en el seno del bloque operatorio la cultura del cirujano todo poderoso, cuyas opiniones eran sagradas y no podían ser contradichas. Está claro que todo equipo precisa de un líder, pero es evidente que la falta de comunicación, el mal comportamiento o el gobierno tiránico del bloque operatorio pueden llevar a errores evitables.

En este informe de HealthLeaders Media se presentan cuatro estudios de caso sobre centros hospitalarios en EEUU con un enfoque particular sobre la gestión del bloque quirúrgico y sus equipos. Se trata de Bassett Healthcare (NY), The Methodist Hospital (Houston, Texas), The Mount Sinai Medical Center (NY) y el St. Francis Hospital (NY). El documento aborda cuestiones tan relevantes como la innnovación selectiva, el posicionamiento, la gestión del crecimiento y la reorganización jerárquica.

Estas organizaciones demuestran que es posible crear un programa quirúrgico centrado en el paciente y que aumente la seguridad, calidad y eficiencia del servicio sin descuidar el éxito de la unidad desde el punto de vista de negocio.

Para alcanzar este objetivo, los centros deberán evaluar bien las necesidades de los pacientes para los servicios específicos y contrastarlas con las capacidades del sistema de salud y del mercado. En algunos casos esto puede suponer la creación de centros de excelencia o de programas multidisciplinares como el desarrollado hace cinco años por Mount Sinai de ortopedia/neurocirugía, dos especialidades que ahora se fusionarán en una sola planta.

La seguridad y eficiencia de un programa quirúrgico centrado en el paciente debe enfocarse: (A) al cambio de modelo jerárquico, de su forma típica al fomento de una cultura del trabajo en equipo; (B) a una mayor consideración de las necesidades de planificación e infraestructura, y (C) a una oferta de servicios cuidadosa y realista (en St. Francis, hospital de corazón, más de 2/3 de los servicios se prestan a casos no cardiacos).

Otra sección interesante del documento recoge información derivada de la Mesa redonda sobre el Bloque Quirúrgico de Alto Valor Centrado en el Paciente. En el acto participaron los principales actores implicados en el proceso de estas cuatro instituciones.

<hr">


Referencia bibliográfica

The High-Performing Surgical Program. HealthLeaders Media. 2011 [acceso 4 de noviembre de 2011]. Disponible en: www.healthleadersmedia.com/breakthroughs/270258/The-High-Performing-Surgical-Program

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.