Spanish
Français

La innovación tecnológica impacta en los sistemas de salud

En este artículo se plantean 6 aspectos clave que deben tenerse en cuenta dado el impacto de las nuevas tecnologías en el gasto en salud.

La introducción de nueva tecnología médica en la prevención, diagnóstico y recuperación del paciente repercute directamente en los indicadores de resultados en salud, así como en el incremento de la esperanza y calidad de vida, y la seguridad en los procesos asistenciales. 

Pero los avances en la tecnología médica como los test genéticos o la cirugía robótica conllevan un mayor gasto y, por tanto, un desequilibrio en los costes del sistema.

Debido al envejecimiento de la población, el gasto en salud está aumentando a un ritmo mayor que el crecimiento económico. Otros factores que inciden en el gasto es el consecuente aumento de enfermedades crónicas, y una asistencia cada vez más cara (donde se incluyen tanto los fármacos de nueva generación como el uso de nueva tecnología).

Factores que contribuyen al crecimiento del gasto sanitario


Evolución del gasto per cápita en salud en EEUU y otros países comparables OCDE

Actualmente, hay una preocupación a nivel mundial, también en los países desarrollados, por la sostenibilidad de los sistemas de salud. Esto obliga a la comunidad internacional y a todos los actores a buscar un equilibrio entre la incorporación de las nuevas tecnologías y los resultados en salud.

El impacto de las nuevas tecnologías en el gasto en salud nos lleva a plantear 6 aspectos clave que deben tenerse en cuenta:

1. Necesidad de evaluar: el alto coste de las tecnologías médicas de última generación supone una barrera para su implantación en los países de nuestro entorno. Por ello, es esencial evaluar:

  • el momento de la implantación
  • las necesidades tecnológicas a incorporar a los sistemas
  • la adecuación de estas tecnologías a las necesidades detectadas en la población

Las agencias de evaluación de tecnologías tienen este cometido, pero es necesario regular y afianzar su trabajo. En este sentido, la agencia de Evaluación Europea (Eunethta) impulsa la colaboración entre todas las agencias en red para potenciar su eficiencia. En este marco se engloban proyectos como AdHopHTA, proyecto de investigación financiado por la UE, que desarrolló tres productos para mejorar la práctica de evaluación tecnológica de la salud (HTA) en hospitales.

 2. Priorizar las tecnologías: el reto para las administraciones de las políticas de salud es disponer de un conocimiento temprano de las tecnologías emergentes. De esta manera, se puede llevar a cabo una adecuada evaluación y priorización de las tecnologías de mayor impacto.  Esto podría servir para dinamizar el proceso de introducción, en la cartera de servicios, de aquellas tecnologías con un óptimo coste/beneficio clínico y evitar así el uso las que no tengan resultados tangibles en salud.

Unido a esto, debemos plantear la necesidad de la desinversión, es decir, eliminar la tecnología obsoleta que no aporta valor o que ha sido sustituida por otra. En este sentido, existe una tendencia, el movimiento “Right Care”, que persigue la identificación de prácticas que, aunque puedan estar arraigadas, no aporten valor a los pacientes y no sean costo-efectivas.

 3. Modelos de compra: ¿Cómo se adquiere la tecnología?

Los sistemas sanitarios deben priorizar sus recursos y analizar las necesidades, medir el valor de los resultados clínicos y materializar el beneficio esperado de la innovación. De ahí que nuevos modelos como el Value-Based Health Care sean una necesidad patente. Este modelo se fundamenta en una atención centrada en las necesidades del paciente y la generación del valor (y no en la cantidad de servicios prestados).

 4. Cambios en el modelo de relación con la industria. De proveedor a partner, involucrar a los agentes en los resultados.

Las industrias de tecnologías sanitarias juegan un papel relevante en la introducción de innovación tecnológica, colaborando con los sistemas de salud en el desarrollo de modelos asistenciales eficientes y que ayudan a la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

 5. Cambio de enfoque en el modelo de prestación de cuidados. Por otro lado, la innovación tecnológica puede ayudar a cambiar los modelos de prestación de servicios. Un ejemplo claro de esto es la aplicación de tecnologías destinadas a la telemedicina y al seguimiento remoto de los pacientes. Este modelo de atención conlleva considerables ahorros al sistema sin disminuir la calidad de la asistencia prestada.

 6. Cambio de enfoque hacia la prevención y los cambios en el estilo de vida del paciente. El cambio de hábitos de vida de la población implicaría un gran impacto en su salud. En este sentido, la penetración en el mercado de dispositivos inteligentes y apps, enfocados a la prevención y promoción de un estilo de vida saludable, ayudarán a favorecer estos cambios.

Como conclusión, los sistemas de salud, la industria y los pacientes deben unir sus fuerzas para alcanzar unos objetivos comunes que permitan lograr un equilibrio entre el acceso a la mejor tecnología médica y la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

 

 

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.