Spanish
Français

Just Culture, comunicación para impulsar la seguridad de los pacientes

El 67% de los errores médicos se produjeron a causa de problemas de comunicación.

Así lo muestra un estudio de la Joint Comission en el que se demuestra claramente como la transparencia y la comunicación son un reto a superar, clave en la seguridad de los pacientes. 

La existencia de eventos adversos (EA) puede tener consecuencias muy negativas no sólo en las personas que son atendidas, sino también en los profesionales sanitarios. Una cultura punitiva que fomente los ambientes laborales que acusen, critiquen, silencien o estigmaticen a los empleados involucrados en los EA puede hacer mucho más difícil la gestión del posible sufrimiento emocional, físico y profesional. 

¿Qué es Just Culture?

Con el objetivo de crear una cultura proactiva de seguridad del paciente que promueva la comunicación fluida en los centros hospitalarios, The Patient Safety Company implementa Just Culture. Se trata de un sistema que ofrece a los empleados la oportunidad de expresar abiertamente sus puntos de vista sobre los aspectos de trabajo que funcionan y los que no. Su meta es fomentar la comunicación y la notificación de errores para crear un entorno de trabajo en el que cada uno se sienta responsable de sus actos y respete los de sus compañeros, de modo que todo tenga una repercusión positiva en la seguridad de los pacientes.

Las utilidades de este sistema permiten que cada empleado pueda explicar sus experiencias profesionales. Sin embargo, esto implica, a veces, asumir las responsabilidades de decisiones que han tenido consecuencias adversas, no solo para las víctimas sino también para los responsables y centros donde estas se han producido, conocidos como segundas víctimas. 

La cultura punitiva, una barrera

Según algunos expertos como Sydney Dekker, profesor de la Griffith University de Brisbane, los profesionales deben saber que la gestión del error se dará de forma justa y que las consecuencias no serán desproporcionadas. El hecho de que algunos profesionales asuman responsabilidades injustas o fuera de lugar hace que sus compañeros tengan más dificultades para comunicar errores o hablar abiertamente de su labor y de las posibles dudas o preocupaciones que puedan tener respecto a ella. 

Una cultura no punitiva incluye el apoyo de los compañeros de trabajo y de los superiores después de un evento adverso, evita culpabilizar a los trabajadores por sus errores y fomenta la necesidad de ofrecer un feedback significativo. Las acciones que aplica el sistema Just Culture pueden tanto prevenir como mitigar las consecuencias negativas de los EA.

En este sentido, Just Culture contribuye a equilibrar las responsabilidades aprendiendo de ellas, haciendo compatibles responsabilidad y aprendizaje. Esta cultura conlleva tratar de manera adecuada todas las situaciones, incluso aquellas en las que se ha producido un comportamiento impropio o negligente.

Una cultura de seguridad del paciente justa. ¿Qué requiere?

Según Dekker, las condiciones necesarias para construir una cultura justa son:

  • No asumir que se puede trazar una línea entre comportamientos deseables e indeseables.
  • Saber cómo la institución gestiona los incidentes para no estigmatizar a los empleados. Asegurarse de que existe el suficiente apoyo y no repartir las culpas.
  • Confirmar que hay una división independiente que gestiona errores e incidentes.
  • Garantizar que los empleados conocen sus derechos y obligaciones después de un incidente. Que sepan qué pueden esperar, con quién pueden hablar o no. De esta forma, se puede garantizar transparencia en la asunción de responsabilidades, hecho que acabará enriqueciendo, reforzando y mejorando una organización.

La asociación holandesa VVAA, dedicada a ofrecer servicios financieros a instituciones sanitarias, es partidaria también de esta cultura. Además, la entidad insiste en que aquellos que, de manera inconsciente o inintencionada, cometen errores no deberían ser castigados. La clave, reitera, es estimular la comunicación sobre los errores para que toda la organización pueda aprender de ellos.

 

TPSC CloudTM

Fomentar e impulsar la transparencia y comunicación necesarias en la prevención, notificación y gestión de incidentes es pues, la principal función de Just Culture. En el caso de España, para esta finalidad, se implanta la Plataforma de Seguridad del Paciente TPSC CloudTM desde el año 2009. Sus funcionalidades se basan en la notificación de errores y el análisis de causas, así como en la planificación y el seguimiento de las acciones de mejora.

Se trata de una herramienta utilizada por más de 800 organizaciones sanitarias de todo el mundo entre las que se encuentran redes sanitarias, hospitales públicos y privados, centros de atención primaria, centros de salud mental, unidades de radioterapia, centros sociosanitarios, bancos de sangre, laboratorios clínicos, organizaciones de trasplante y centros FIV, entre otras. 

En España, HM Hospitales, Clínica Universitaria de Navarra, SEM (Sistema d’Emergències Mèdiques), la  XHUP (Red Hospitalaria de Utilización Pública) y los centros de atención primaria en Cataluña ya utilizan el servicio comercializado por Antares Consulting. La compañía también lo ha implantado recientemente en la Clínica Las Condes de Chile y en el Hospital Pablo Tobón Uribe de Colombia, dos de las clínicas privadas más importantes de Latinoamérica.

 

Acceso al documento original:

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.