Spanish
Français

Integración de cuidados: a gran escala y a buen ritmo

Actualmente, en el Reino Unido, los servicios de salud y de cuidados sociales están fragmentados, y por tanto, sin capacidad de responder a las necesidades de la población.

Consciente de eso, el gobierno se ha comprometido en la promoción de la integración de los cuidados en las diferentes áreas de actuación del National Health Service (NHS).

Para ello, el “King’s Fund”, una entidad comprometida con la integración de cuidados, ha elaborado una guía que orienta en el proceso de convertir esta intención en una realidad, presentando un resumen de “pasos-clave” que resultarán en cambios en el terreno, de forma real, local, y a la escala necesaria y deseada.

Los autores resumen en 16 pasos el proceso de convertir la integración de cuidados en una realidad, y se basan no sólo en trabajo previamente elaborado por ellos mismos, sino también en opiniones y testigos de expertos y actores involucrados en el tema, para compartir las buenas prácticas.

¿El camino hacia la integración de cuidados se hará progresivamente o hay que hacer un cambio de marcha? Una primera premisa apuntada por los autores es que los ajustes incrementales a los servicios y prácticas actuales no serán la forma de afrontar las presiones existentes, financieras y de calidad de los servicios. De hecho, se necesita un verdadero cambio de marcha y un fuerte compromiso frente al futuro de austeridad que se prevé para los servicios públicos.

Asimismo, este compromiso tendrá que ser transversal a todo el sistema, y no podrá limitarse solamente a servicios de salud y de cuidados sociales. Hay que involucrar también a todos los servicios que influencian a la salud y al bienestar de las sociedades.

En este sentido, se estructuran las primeras actuaciones alrededor de la creación de un consenso, de todos los implicados, respecto a la causa común, a la visión compartida y a los objetivos, junto con los equipos de profesionales y usuarios.

La dinámica de trabajo, el liderazgo compartido y la gestión del cambio temporal y procesual son claves para una clara comprensión y progresión. Por otra parte, se deberá hacer una priorización y selección de las áreas de mayor potencial de mejora, lo que deberá, a su vez, afectar también a la arquitectura del sistema. En este aspecto, por ejemplo, se destaca la importancia de la creación de equipos multidisciplinarios, con profesionales y clínicos de acuerdo con el área o servicio que está siendo integrado, lo que no es idéntico a la fusión entre organizaciones.

¿Hay una “fórmula” infalible para la integración de cuidados, o el proceso se basa en el descubrimiento y en las lecciones de la experiencia? Hay que tener claro que no hay una única forma para integrar los cuidados, y además de identificar y hacer un “pool” de los servicios y recursos disponibles, hay que estar abierto a la innovación en la contratación de servicios, así como al modelo de precios o incentivos a establecer.

Una mayor participación y concienciación de los usuarios es también de gran importancia para el buen funcionamiento de sistemas integrados, así como la circulación de información de los pacientes, para no frenar la integración de servicios.

Por último, hay que estar preparado y ser realista en lo que respecta a inversión necesaria, antes de poder caminar hacia la integración de los servicios y tener en cuenta que, aunque haya un espacio de mejora en optimización de costes, relacionados con duplicación de servicios o desperdicios, no hay evidencia de que la integración permita entregar los servicios globalmente a un coste inferior.

La experiencia de las organizaciones que han hecho ya la transición indica que el camino es arduo y largo, y el planteamiento de este tipo de intervenciones hacia la integración (considerando un mínimo de 5 años, y en muchos casos más aún) requiere que todas estas iniciativas sean articuladas en una estrategia conjunta.

Una vez que no hay soluciones universales ni únicas, los autores subrayan la importancia de descubrir más que de diseñar, y de compartir experiencias y buenas prácticas al desarrollar las iniciativas.

Hay ya bastantes iniciativas en práctica sobre estos mismos temas, simultáneamente, en diferentes locales y áreas del NHS, por lo que esta última recomendación es fundamental. Pero es también fundamental que haya cambios-clave en la política, a nivel gubernamental. Esto puede incluir cambios o ajustes en sistemas de pago, por ejemplo, para que los cambios y las actuaciones locales sean posibles desde el punto de vista del incentivo.

Asimismo, parte de la integración de los servicios en el terreno pasa también por las políticas, la reglamentación y el marco financiero y económico aplicados por el gobierno, para apoyar y concretar el proceso.



Referencia bibliográfica

Ham, C. Walsh N. Making integrated care happen at scale and pace. The King’s Fund, 2013 [acceso: 18 de julio de 2013]. Disponible en: www.kingsfund.org.uk/sites/files...

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (1)

  1. Integraci&oacute;n de cuidados: a gran escala y..., a las 05.06.2015
    […] Los servicios sociosanitarios del Reino Unido, en su situación actual de fragmentación, no responden a la demanda ni a las necesidades de la población. Un cambio hacia una metodología que desarroll...  […]

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.