Spanish
Français

Hoja de ruta hacia el hospital del futuro en Estados Unidos

El sector sanitario de Estados Unidos se enfrenta al reto de optimizar la insostenible subida del gasto en sanidad en el PIB del país y administrar los recursos para una población cada vez más envejecida. En este escenario, AHA urge a las organizaciones y profesionales sanitarios a evaluar sus competencias básicas actuales. El informe Hospitals and Care Systems of the Future recomienda a los hospitales que identifiquen las áreas en que puedan mejorar y a trabajar en la transición de un modelo obsoleto a otro que permita alcanzar el éxito de la gestión en el futuro.

Si quienes ostentan las posiciones de mando en el sistema sanitario se adaptan a los nuevos tiempos, se llegará a los estándares deseados de asistencia sanitaria. Para tal fin, se presentan cuatro bloques de recomendaciones:

  1. Trazar estrategias basadas en el estudio de caso de cada hospital para afrontar con éxito las amenazas del presente.
  2. Llenar el hueco entre la “primera curva” (el modelo actual de pago por volumen de asistencia sanitaria en los Estados Unidos) y la “segunda curva” (un modelo de pago por el valor que recibe el paciente en su atención sanitaria).
  3. Tener en cuenta las competencias organizacionales básicas, esenciales para el éxito de la ejecución de cualquier estrategia.
  4. Formular preguntas de autoevaluación de manera que los ejecutores del plan a comprueben por si mismos si su hospital o la institución ha implementado realmente las estrategias diseñadas y sus beneficios.

En concreto, estas recomendaciones se basan en la teoría de la “segunda curva” de cambio y reorientación de una empresa, aplicada al sector sanitario y formulada por el economista Ian Morrison.

En la denominada “primera curva” –el modelo actual- los médicos y hospitales cobran por el conjunto de operaciones practicadas y los otros servicios que atiende el paciente. Es decir, a más complicaciones y, consecuentemente, más visitas al médico, el paciente de Estados Unidos abona más pagos al hospital. En cambio, el modelo de la “segunda curva” plantea penalizar a los profesionales de la salud por las readmisiones y las complicaciones. Teniendo en cuenta que se incentivarán así las buenas prácticas, se conseguirá el ahorro en el sistema sanitario y, de paso, una mejora substancial de la calidad asistencial. Asimismo, este nuevo modelo centrado en el paciente repercutirá en el estado de salud de la ciudadanía.

En este tiempo de cambios, se proponen diez estrategias a seguir (las cuatro primeras prioritarias) en la implementación del nuevo modelo:

  1. Conseguir que hospitales, médicos y otros proveedores de servicios de salud dispensen una atención sanitaria continua.
  2. Hacer uso de buenas prácticas basadas en la experiencia de la organización hospitalaria para mejorar la calidad y la seguridad del paciente.
  3. Mejorar la eficacia organizacional del hospital a través de la productividad y la gestión financiera.
  4. Desarrollar sistemas integrados de información sanitaria.
  5. Unirse a redes de profesionales integrados y de sistemas de atención sanitaria, y contribuir al crecimiento de estas redes.
  6. Educar a médicos y profesionales de la salud en la necesidad del liderazgo.
  7. Fortalecer la gestión de los recursos financieros para facilitar la reinversión de los beneficios, así como la apuesta por I+D+i.
  8. Colaborar activamente con los contribuyentes del sistema de salud.
  9. Construir una organización avanzada basada en una cuidadosa planificación estratégica, financiera y operacional adaptada al panorama actual.
  10. Investigar cómo mejorar la salud de los ciudadanos sin perder de vista el “triple objetivo”: cuidado, salud y coste.

Además, se insta a los hospitales estadounidenses a desarrollar siete competencias básicas, de manera paralela a las estrategias propuestas:

  1. El diseño e implementación de la atención centrada en el paciente.
  2. La creación de una dirección hospitalaria responsable y con liderazgo.
  3. La gestión de la planificación estratégica en un entorno inestable.
  4. La colaboración interna y externa.
  5. La gestión del riesgo empresarial.
  6. La motivación de los trabajadores con potencial.
  7. El uso de sistemas electrónicos para gestionar datos.

Esta relación de estrategias de acción y competencias básicas debe movilizar a los líderes de las organizaciones hospitalarias estadounidenses hacia el cambio, pero también hacia el acierto en la gestión del sistema de salud. Sin embargo, queda en manos de cada hospital trazar su propia estrategia de excelencia sanitaria.


Referencia bibliográfica

Hospitals and Care Systems of the Future. American Hospital Association. Septiembre, 2011 [acceso 2 de diciembre de 2011]. Disponible en: www.hpoe-digital.org/hpoe/201109

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.