Spanish
Français

Gran Bretaña podría ahorrar 1.200 millones de euros abreviando las hospitalizaciones con tres sencillas acciones

El estudio analiza la situación a la que se enfrentan los hospitales públicos del NHS a día de hoy. El 90% de las admisiones son por hospitalizaciones más breves que dos semanas, y sin embargo, tan sólo suponen el 45% de los días de cama totales dispensados al final del año. Además, a la estadística debe añadirse el hecho de que las estancias más largas son, en la mayoría de casos, para personas con más de 65 años, lo cual parece indicar que los hospitales se encargan de gestionar la dependencia. Los datos indican que cerca de la mitad de esos pacientes tendrían alternativas más adecuadas que ser ingresados.

El documento advierte que este tipo de paciente acaba perdiendo su independencia funcional, con lo cual su hospitalización puede alargarse hasta extremos innecesarios. Los pacientes que necesitan más de 20 semanas de hospitalización suponen unos 400.000 días de estancia en total. En cambio, eso podría evitarse con la asistencia a domicilio adecuada. Las cifras que el informe pone sobre la mesa demuestran sus beneficios, ya que podría suponer un ahorro de casi 100 libras (120 euros) por paciente y día a pesar de la inversión inicial que se exigiría.

Por otro lado, las estancias en el hospital debidas a emergencias son otra mejora de la gestión que el NHS quiere implantar. El 70% de las personas que necesitan una cama de hospital proceden del servicio de urgencias, y más del 80% son personas mayores. Gran parte de estos pacientes acaban ocupando una cama 24 horas o incluso menos. El informe también considera que ese dato es una de las oportunidades de mejora.

Si los centros sanitarios consiguen reducir la duración de las estancias de los ingresados, tanto las de los que hayan entrado desde urgencias como las que han sido programadas, el ahorro de dinero público podría alcanzar los 1.000 millones de libras (1.200 millones de euros), según los datos del informe. Particularmente, las acciones que podrían llevarse a la práctica se concretan en tres posibles puntos de partida:

  • Flexibilizar la movilidad de los pacientes hospitalizados.
  • Incrementar la eficacia del diagnóstico y el seguimiento de pacientes con demencia.
  • Lograr un consenso entre todos los agentes sanitarios y de servicios sociales para repartir tareas y reducir la saturación de los hospitales.

Las oportunidades de ahorro exigen, por lo tanto, un cambio estructural. El informe, además, sugiere que el impacto de esas propuestas en la calidad de los servicios ofrecidos sería mucho menor que si se excluyesen camas de los hospitales como consecuencia de los recortes de presupuesto. Con una mejor gestión no es necesaria su eliminación, que trae “consecuencias negativas”, según el documento.


Poteliakhoff, E., Thompson, J. Emergency bed use: what the numbers tell us. The King’s Fund. Diciembre, 2011 [acceso 3 de febrero de 2012]. Disponible en: www.kingsfund.org.uk/publications/emergency_bed_use.html

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.