Spanish
Français

El rol del consultor/mentor con el Bioemprendedor

En el marco de la Bioemprendeduría en los ámbitos académico y hospitalario, la figura del consultor o mentor se hace necesaria y de especial ayuda sobre todo en las fases de arranque y puesta en marcha de la spin-off o start-up.

El consultor o mentor es la persona más adecuada para llevar a cabo aquello a lo que el equipo emprendedor le es difícil llegar:

  • Dar soporte interino en la Dirección Ejecutiva de la empresa.
  • Trabajar con el equipo emprendedor para acometer los objetivos básicos a nivel de gestión, entre ellos: - Disponer de un Plan de Negocio. - Disponer de un Plan Financiero. - Coordinar la Propiedad Industrial. - Coordinar la estrategia Regulatoria y de Desarrollo.
  • Trabajar con el equipo emprendedor para acometer los objetivos fundamentales a nivel de financiación, entre ellos: - Levantar financiación pública. - Levantar la primera ronda de financiación privada.
  • Identificar el futuro equipo que deberá liderar la empresa y planificar la transferencia.

Pero vayamos por pasos. En primer lugar, es necesario conocer a fondo el proyecto, tanto a nivel de negocio como a nivel científico. En este momento es absolutamente necesario contar con la colaboración del investigador, la persona que más sabe acerca del proyecto a nivel técnico.

Posteriormente, deberemos ver diversos factores para iniciar la construcción de un correcto modelo de negocio. Uno de los principales factores es estudiar si existe o no mercado para lo que queremos curar, prevenir, paliar, diagnosticar, etc., y con qué competidores nos encontraremos.

Si hemos pasado el primer filtro, deberemos ver cuál es el grado de protección de nuestra tecnología, es decir, si estamos cubiertos o no por patente, qué tipo de patente es y qué grado de fortaleza tiene, a qué zonas geográficas aplica nuestra protección, etc.

Seguidamente deberemos estudiar cuál es la mejor estrategia regulatoria para el proyecto en cuestión. A partir de ese momento podremos dibujar un correcto plan de desarrollo del producto, que incluya los hitos fundamentales en función del modelo de negocio seleccionado.

A continuación deberemos dibujar un plan financiero que avale el desarrollo del proyecto empresarial, incluyendo los costes de desarrollo, propiedad industrial, recursos humanos, lanzamiento, comercialización, ventas previstas, etc., en función del modelo de negocio de la empresa. En dicho plan se estudia una de las principales variables del proyecto: la necesidad de caja de la empresa y la estrategia de financiación.

Otro aspecto clave en el proceso es la negociación con la correspondiente OTRI de un buen acuerdo de transferencia de tecnología que satisfaga a ambas partes. El rol del consultor es de ayuda en este momento.

El documento que incluye los factores estudiados anteriormente se denomina Plan de Negocio, y per se constituye el “entregable” que el consultor o mentor realiza para el equipo emprendedor. Sin su ayuda dicho equipo tendría difícil la preparación del Plan de Negocio.

Por último, el consultor o mentor deberá asistir al equipo emprendedor en la búsqueda de una persona que pueda llevar a cabo la tarea fundamental de la empresa: su dirección ejecutiva. En muchos casos el consultor o mentor, a través del networking, es capaz de identificar a un buen candidato. Esta persona debe estar comprometida al 100% con el proyecto, asumiendo el riesgo inherente a entrar en el proyecto empresarial desde el primer día.

A partir de ese momento, el proyecto empresarial queda totalmente definido y estructurado. Hay que seguir la estrategia de financiación dibujada en el Plan de Negocio e iniciar los primeros contactos con inversores privados, tales como business angels, family offices e inversores de capital riesgo. En este momento el consultor o mentor juega un papel importante, dando soporte al equipo emprendedor en la presentación del proyecto empresarial y en la posterior negociación de la ronda que se pretende cerrar.

Con un buen trabajo y también con un poco de suerte, se consigue cerrar la ronda de inversión privada, apalancable con financiación pública y, de esta manera, el proyecto empresarial consigue empezar a rodar.


Referencia

Elaboración propia Antares Consulting.

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.