Spanish
Français

El potencial de la reducción de admisiones hospitalarias de urgencia en casos evitables

Entre abril de 2009 y marzo de 2010 se produjeron más de 5 millones de admisiones hospitalarias de urgencia en Inglaterra. De estas, se ha identificado un gran volumen de casos referentes a enfermedades o condiciones que en circunstancias normales no tendrían que haber llegado a las urgencias hospitalarias. Se identificaron 19 afecciones cuya prevención o tratamiento eficiente evitaría que los pacientes llegaran a los hospitales. Se trata de condiciones potencialmente evitables o “ambulatorizables”.

Estas admisiones representaron un 16% (más de 800.000) del total de admisiones en urgencias en ese periodo. Esto se traduce en 15,6 admisiones por cada mil habitantes y un coste global que asciende a unos 1.420 millones de libras (cerca de 1.800 millones de euros).

Una gran cantidad de este tipo de admisiones son muchas veces señal de una mala coordinación entre los diferentes intervinientes en la oferta de cuidados de sanidad, particularmente entre los cuidados primarios y los secundarios. Aunque el episodio pueda ser bien solucionado, el hecho de que se produzca una admisión de urgencia debido a este tipo de enfermedades es indicativo de una mala calidad de los cuidados.

En el estudio desarrollado por la organización británica The King’s Fund se analizan las principales características de estas admisiones, es decir, cuáles son las enfermedades que más conducen a este tipo de admisiones, y cuáles son los grupos de población en los que son más frecuentes, así como qué medidas hay que tomar. Enfermedades como la gripe y la neumonía representan una parte importante de estos casos. Junto con la EPOC, las infecciones del oído, de la nariz y de la garganta, las deshidrataciones, las gastroenteritis, las convulsiones y la epilepsia, estas enfermedades representan más de la mitad de las admisiones potencialmente “ambulatorizables”. Aisladamente, los casos de gripe y neumonía suponen un coste de 286 millones de libras (unos 350 millones de euros) por año. Muchos de estos casos serían evitables mediante la prevención a través de vacunas.

La distribución de estas admisiones por edad varía según la enfermedad. Las agudas son más frecuentes en los más pequeños (menores de 5 años), y las condiciones crónicas son más usuales en los grupos de edad más avanzada (mayores de 75 años).

Una conclusión interesante a la que llega este estudio es que la condición socioeconómica de la población es relevante en cuanto a este tipo de admisiones. Las poblaciones de zonas menos favorecidas son más comúnmente admitidas en urgencias con este tipo de enfermedades, lo que refleja una mayor tendencia a los comportamientos de riesgo, y también una falta de accesibilidad a cuidados preventivos y primarios.

Este análisis muestra que este tipo admisiones se puede reducir cerca de un 8% si las autoridades locales tuviesen una actuación por encima de la media, y un 18% si las autoridades se comportaran al mismo nivel que los mejores ejemplos de integración de cuidados y programas de prevención. De esta manera, se plantean tres escenarios de mejora basados en la actuación de las autoridades locales y su respectivo impacto en la demanda de cuidados, y los costes que esto supone para los prestadores de cuidados.

El gasto anual que se podría ahorrar de estas admisiones de urgencia hospitalarias se estima entre los 96 y los 238 millones de libras (entre los 120 y los 300 millones de euros), en función del nivel de desempeño alcanzado. En el estudio también se presentan los tipos de enfermedades y los grupos de pacientes con el mayor potencial de reducción.

Pero, ¿por dónde empezar a afrontar la situación y mejorar la salud de las poblaciones? A corto y medio plazo, será necesaria una mejor gestión de estas admisiones a partir de los cuidados primarios, de forma que se pueda observar una mejora y un ahorro en las admisiones de este tipo en los cuidados hospitalarios. A largo plazo, las enfermedades crónicas se deberán controlar con programas específicos de salud pública y medidas de prevención para combatir su prevalencia, como en el caso de la diabetes.

En algunas circunstancias, se podrán alcanzar mejoras a través de medidas relativamente sencillas como, por ejemplo, la expansión de programas de vacunación. Para enfermedades crónicas, bastará con reforzar la capacitación de los pacientes para que gestionen su condición de salud y fomentar la importancia de los autocuidados.



Referencia

Tian, Y, Dixon, A, Gao, H. Data briefing: Emergency hospital admissions for ambulatory care-sensitive conditions. Identifying the potential for reductions. The King’s Fund. 2012 [acceso: 26 de junio de 2012]. Disponible en: www.kingsfund.org.uk/publications/data_briefing.html

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.