Spanish
Français

El 70% de los medicamentos más vendidos en 2014 son biotecnológicos

De los diez medicamentos más vendidos en Estados Unidos en 2014, siete son biotecnológicos y representan el 72% de las ventas. Estas cifras ponen de manifiesto la relevancia que tiene la biotecnología para la sociedad y la economía.

Fuente: Elaboración propia según datos de las compañías farmacéuticas y de Bloomerg.

eldato2

Nota: Los medicamentos resaltados en color naranja son biotecnológicos, el resto son de síntesis química.

Fuente: Datos de las compañías y Bloomerg.

Los medicamentos biotecnológicos han permitido mejorar el abordaje de enfermedades crónicas como la artritis reumatoide y algunos tipos de cáncer. Se calcula que 350 millones de pacientes se están beneficiando de estos tratamientos. Así, ya se habla de Bioeconomía, una economía que merece una atención especial por basarse en el conocimiento y la innovación y tener como finalidad la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Se prevé que en 2017, el mercado global de medicamentos biotecnológicos será de 221 mil millones de dólares. En Europa, 22 millones de empleos se atribuyen a la Bioeconomía y son puestos de trabajo de alto valor añadido. La mayoría de las empresas que reportan las ventas de los siete medicamentos biotecnológicos principales (en ventas de EEUU) son big pharma pero en muchas ocasiones se trata de descubrimientos y desarrollos liderados por pequeñas biotech. En realidad, detrás de estas ventas de las big pharma, existe una red de empresas e instituciones que han contribuido en diferentes etapas del desarrollo de estos productos beneficiándose de ellos a lo largo del camino. Por lo tanto, la I+D de estos medicamentos impacta en bioclusters donde se involucran diferentes agentes: start-ups, empresas de servicios, centros de salud, universidades, etc.; no solamente a las big pharma.

En 2013 en Estados Unidos, había más de 900 moléculas biotecnológicas en desarrollo, de las cuales, más de la mitad en las áreas de oncología, enfermedades infecciosas, enfermedades autoinmunes y enfermedades cardiovasculares. Esta I+D conlleva un aumento de la complejidad de los EECC y de la fabricación: al tratarse de moléculas originadas por organismos vivos, los procesos necesarios durante el desarrollo requieren más tiempo y más pruebas para proporcionar la seguridad y la eficacia necesarias en el producto final. Esto explica su elevado coste.

Finalmente, la aparición de estos medicamentos impacta también en las cuentas de los hospitales donde se consume gran parte de estos tratamientos biotecnológicos. Aunque a corto plazo representen un elevado impacto presupuestario, invertir en estos tratamientos, a la larga, puede significar un beneficio para el sistema por la mejora que están aportando en la calidad de vida de los pacientes, que no solamente consumirán menos recursos sanitarios, sino que también serán más productivos cuando puedan volver a trabajar o se reduzca el tiempo de las bajas laborales.

eldato3<small><small><small>Imagen: Ecosistema de la I+D+i biofarmacéutica. Fuente: Phrma.</small></small></small>

Conclusiones y líneas de reflexión

En definitiva, aunque el proceso de I+D de los medicamentos biológicos es largo, complejo y costoso, existe un conocimiento científico y unas importantes oportunidades de desarrollo de nuevos medicamentos que tienen un impacto positivo en la sociedad.

Para aprovechar este potencial, es necesaria la colaboración entre todos los agentes del sistema para conseguir que nuevos medicamentos traten y mejoren la calidad de vida de los pacientes, al mismo tiempo que beneficien la Bioeconomía.

Acabamos pues con algunas ideas o líneas de reflexión para que este ecosistema de la Bioeconomía funcione correctamente:

  • Explorar nuevas herramientas, tecnologías y conocimientos para optimizar los complejos procesos de I+D (por ejemplo, el aprovechamiento del big data en modelización y simulación, las redes sociales en el reclutamiento de pacientes, etc.)
  • Aumentar las inversiones para dar soporte a la I+D del tejido de empresas biotech.
  • Asegurar un sistema de protección de la propiedad intelectual competitivo para incentivar la innovación.
  • Adaptar el marco regulatorio a estas nuevas terapias.
  • Establecer un buen sistema de evaluación de tecnologías (HTA).
  • Abrirse a partenariados entre agentes del ecosistema desde fases tempranas con mentalidad colaborativa.
  • Definir nuevas políticas farmacéuticas para asegurar el acceso de los pacientes al tratamiento.
  • Diseñar estrategias y programas que estimulen la Bioeconomía.

 


Referencias a documentos externos: Phrma. Industry Profile 2014.

 

 

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.