Spanish
Français

Eficiencia del sistema sanitario holandés, informe 2010

El Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de los Países

Bajos realiza cada dos años un estudio sobre el estado del sistema

sanitario público holandés. El informe de 2010 se centró en los efectos

de la liberalización parcial del sector sanitario en 2006 con la entrada

en vigor del Acta de Seguridad Sanitaria y del Acta de Regularización

del Mercado Sanitario, entre otras.

Para llevar a cabo la

reforma, se identificaron tres actores principales: las compañías

aseguradoras, el personal médico y los usuarios. Para cada uno de ellos,

la nueva legislación planteaba unos objetivos concretos. Los pacientes

tendrían mayor libertad de elección; las compañías de seguros actuarían

como cliente en sus relaciones con los proveedores de asistencia médica,

exigiendo servicios eficaces y de alta calidad para sus asegurados, y

los profesionales de la salud orientarían su trabajo a la demanda de

aseguradoras y pacientes.

En el nuevo modelo, el Estado decide el

paquete de prestaciones mínimas obligatorias que debe incluir cualquier

póliza, sin que las compañías puedan cargar gastos adicionales en razón

del estado de salud del asegurado. Los usuarios, por su parte, pueden

cambiar de aseguradora una vez al año. Las empresas aseguradoras deciden

qué proveedores contratar; no tienen obligación de mantener relaciones

con todas las entidades prestadoras de servicios para garantizar una

buena atención a sus clientes. Las personas con ingresos por debajo de

ciertos umbrales reciben una compensación económica estatal, mayor o

menor según su renta, para hacer frente a los gastos de su póliza

médica. No se trata por tanto de un sistema completamente libre, sino de

un mercado de competencia regulado por el Estado. Algunas prestaciones

se engloban en el "segmento B”, donde los hospitales son libres de

negociar con las compañías aseguradoras el precio de estos servicios, en

contraposición a las prestaciones del “segmento A”, cuyos valores están

estrictamente estipulados por ley. El número de personas que carecen de

cobertura sanitaria, alrededor de 150.000, sigue estable y representa

un 1% del total de la población del país. Sin embargo, se ha producido

un aumento preocupante entre 2006 y 2009 de familias que han dejado de

pagar la prima del seguro médico durante, al menos, 6 meses.

Las

reformas han llevado a una mayor movilidad de los pacientes entre

compañías de seguros. Por su parte, las aseguradoras han registrado las

mayores pérdidas con la póliza de prestaciones básicas. 560 millones de

euros en 2006 y 186 millones de euros en 2008. Además, el gasto público

en salud ha aumentado enormemente, comparado con períodos anteriores. En

2008, ha alcanzado los 56 billones según el Marco Presupuestario de

Asistencia Sanitaria, y los 79 billones, según las Cuentas de las

Sanidad Holandesa. Este incremento se debe en parte a la obligación de

estar asegurado públicamente para todos los residentes en Holanda,

incluso para las personas que antes poseían una póliza privada.

En

definitiva, el informe no muestra mejoras significativas con respecto a

estudios anteriores. Los usuarios se muestran en gran proporción

satisfechos (9 de cada 10 entrevistados) con la atención recibida. El

acceso geográfico tampoco es un problema. Menos de un 1% de la población

tiene que conducir más de 10 minutos para llegar al médico de familia u

hospital más cercanos. Sí se ha observado una mayor participación de

los ciudadanos en los programas de prevención, y una reducción

importante del consumo ocasional de alcohol entre los jóvenes menores de

16 años (del 30 al 15%). Pero el tabaquismo, y el sobrepeso que padece

casi la mitad de los holandeses, continúan siendo los grandes problemas

de salud del país.

El sector sanitario público es altamente

complejo y cualquier reforma que se aplique necesita tiempo para dar

fruto. Un mercado competitivo más libre no conduce por sí mismo a una

atención de mayor calidad, porque también influyen otros factores: la

disponibilidad de información, el fácil acceso a la misma, y el uso

responsable que hagan de ella los usuarios. El ideal es lograr el

equilibrio entre el aumento controlado de los costes de sanidad y la

garantía de una atención médica de buena calidad y universalmente

accesible.


Referencia bibliográfica

Dutch Health Care Performance Report 2010. National Institute for Public Health and the Environment. 2010 [acceso 8 de junio de 2011]. Disponible en: www.gezondheidszorgbalans.nl/object_binary/o10298_dhCPR2010.pdf

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.