Spanish
Français

Difundir las prácticas de autogestión en la cronicidad: un reto de la Atención Primaria en Canadá

Vivir con una enfermedad crónica –como la artritis, el cáncer, la diabetes, la depresión u otras– puede suponer vivir con miedo, con la necesidad de adaptarse a las nuevas limitaciones físicas, o lidiando con el estrés social o el laboral, además de tener que someterse al tratamiento directo de los síntomas de la afección. En concreto, el término “autogestión” se refiere a las tareas que un individuo debe asumir para tener una buena calidad de vida con una o más enfermedades crónicas. Estas tareas incluyen tener la confianza para enfrentar el tratamiento médico y la gestión emocional de la enfermedad.

Las personas con problemas crónicos de salud muchas veces necesitan educación y seguimiento, con la finalidad de que ganen confianza, conocimiento, capacidades y motivación para gestionar los impactos físicos, sociales y emocionales de su enfermedad. La provisión sistemática de esta asistencia por los prestadores de atención sanitaria recibe el nombre de “apoyo a la autogestión”.

El apoyo para la autogestión es un tema cada vez más importante en la atención sanitaria de personas con enfermedades crónicas, especialmente en los casos de cronicidades múltiples. La experiencia demuestra que este soporte puede ayudar a los pacientes a gestionar sus síntomas de forma más efectiva. De hecho, los pacientes con condiciones crónicas utilizan los servicios de emergencia con más frecuencia y pasan más tiempo en los hospitales que los pacientes con otros tipos de necesidades sanitarias.

Las enfermedades crónicas cuestan a la sociedad canadiense más de 90.000 millones de dólares al año (71.500 millones de euros) tanto en pérdidas de productividad como en costes de suministro de cuidados directos.

Las inversiones específicas para el avance de la autogestión tienen un potencial de beneficios a muchos niveles, tanto para los individuos y sus familias, como para los prestadores de cuidados, y también para el uso efectivo, eficiente y sostenible de los recursos de salud. De esta forma, el informe reconoce ampliamente que la Atención Primaria debería ser una sólida y fuerte base de apoyo para la autogestión, pero en Canadá esto aún no supone una rutina efectiva en los cuidados primarios.

En los últimos años se ha emprendido y evaluado un gran número de programas y abordajes de apoyo a la autogestión. Sin embargo, aún quedan lagunas de información y conocimiento. El Health Council of Canada detalla en su informe algunas de las prácticas más innovadoras en esta área, a partir de las cuales emiten algunas recomendaciones para los próximos pasos.

Además, el documento en cuestión destaca factores de éxito, obstáculos, prácticas innovadoras, oportunidades y recursos para avanzar en el apoyo a la autogestión, a través de una mejor integración entre la Atención Primaria y los servicios para la comunidad. De forma comprensiva, se detalla cuál es la importancia y los principales beneficios para los pacientes que practican la autogestión. También especifica quienes intervienen exactamente en este proceso de apoyo: desde los pacientes, sus familias y los prestadores de cuidados, pasando por los decisores políticos y de políticas de sanidad, hasta las autoridades y asociaciones locales en las estructuras sociales y en el sector privado. Para que la autogestión sea efectiva y sostenible, cada uno de estos actores tiene un papel y una actuación muy importante y complementaria: se trata de un trabajo conjunto para la mejora de los cuidados.

La necesidad de esta integración es evidente si nos fijamos en el resultado de una encuesta realizada en 2008. Esta señala que, aunque más de la mitad de los pacientes crónicos afirmó en su momento que su médico de Atención Primaria se ha interesado por sus objetivos en cuanto a su problema de salud, sólo una cuarta parte de los pacientes ha sido derivada a un grupo específico o programa comunitario para ayudarle a tratar su enfermedad.

En conclusión, las principales recomendaciones del informe para dirigir los esfuerzos de apoyo a la autogestión más sistemática en el sistema sanitario de Canadá inciden en cuatro áreas de actuación:

  • La creación de un abordaje de soporte integrado en todo el sistema.
  • La contemplación del soporte como una actividad rutinaria en de los cuidados básicos.
  • La ampliación de la base de pacientes apoyados por este soporte en todo Canadá.
  • La involucración de los pacientes y otros prestadores informales como una parte fundamental de cualquier abordaje sistemático.




Referencia

Kitts, J. et al. Self-management support for Canadians with chronic health conditions. Health Council of Canada. 2012 [acceso a 10 de septiembre de 2012]. Disponible en: healthcouncilcanada.ca/tree/HCC_SelfManagementReport_FA.pdf

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

Acepto la política de privacidad de Antares HealthLines y cedo mis datos personales para recibir más información

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.