Spanish
Français

¿Cómo saber si el bloque quirúrgico es eficiente?

Estándares de planificación de quirófano: número de intervenciones y horas de funcionamiento anuales a alcanzar.

En el momento de estudiar la eficiencia de un bloque quirúrgico, existen distintos tipos de indicadores. Sin embargo, entre ellos, destacan dos que son clave:

  • Número de intervenciones por quirófano: indica el grado de utilización de la capacidad instalada. Lógicamente este indicador está sujeto a una cierta variabilidad entre centros, pues está condicionado por la mayor o menor complejidad de las intervenciones quirúrgicas (y, por lo tanto, la duración de dichas intervenciones).  Por este motivo, este análisis macro de eficiencia se suele acompañar con el porcentaje de cirugías ambulatorias.  
  • Número de horas de apertura anuales: un indicador poco monitorizado en los hospitales.

Estándares recomendados

A nivel internacional, se han establecido una serie de estándares recomendados, concretamente sobre los mencionados criterios: intervenciones por quirófano y horarios de apertura. Son los siguientes:

 En España:

En Francia:

En Estados Unidos existe regulación independiente en cada estado, aunque algunas coinciden. La capacidad óptima de utilización está fijada según los siguientes criterios:

  • o unas 1.000 (rango de 900 a 1.100) intervenciones por quirófano y año
  • o unas 2.200 horas de funcionamiento año: horario de funcionamiento: 5 días por semana, 45-50 semanas año (225 a 250 días/año); 9 a 10 horas por día; 80% de ocupación)
  • La media real de intervenciones por quirófano es de 765 pacientes / año
  • Para autorizar una nueva sala quirúrgica se deben demostrar un mínimo de 800 cirugías por quirófano anuales

 En este sentido, podríamos decir que el nivel óptimo de utilización debería situarse entre 900 y 1.000 intervenciones por quirófano y año.

Actualmente el porcentaje de cirugía ambulatoria de un bloque quirúrgico debe situarse alrededor del 50% de las cirugías. Puesto que las cirugías ambulatorias son menos complejas y de menos duración, si el porcentaje de cirugía ambulatoria es mayor, la media de intervenciones por quirófano podrá ser mayor. Así pues, en el extremo, un quirófano con 100% de cirugía ambulatoria debería alcanzar las 1.100-1.200 cirugías por año. Y al revés: un quirófano con pacientes que requieren hospitalización se situará en unas 800-900 intervenciones al año.

Escenarios de sensibilidad

A partir de estos estándares, se trata de realizar escenarios de sensibilidad del número de quirófanos necesarios según la situación de cada centro y en función de los horarios de apertura. El análisis de sensibilidad se puede basar en las horas de funcionamiento, y se pueden fijar dos criterios:

  • Óptimo de planificación: considera todos los elementos que afectan a la capacidad de realizar y atender una intervención quirúrgica (disponibilidad de camas en hospitalización, UCI y REA, disponibilidad de equipamiento específico para la intervención, disponibilidad de personal médico, de anestesia, enfermería y soporte con las competencias necesarias…), además de que la actividad quirúrgica o tipología de las intervenciones puede variar más que las proyecciones previstas.
  • Óptimo de utilización: sopesa los tiempos necesarios para realizar el máximo número de intervenciones posibles en un quirófano (tiempo estimado de duración de intervención, tiempos de inducción y despertar de la anestesia, y tiempos de limpieza y preparación entre intervenciones). 

Por lo tanto, aunque la capacidad instalada de un quirófano permita cierto grado de utilización, es necesario planificar a menor grado para asegurar que las unidades de apoyo a la cirugía absorban la actividad quirúrgica necesaria. El grado óptimo de planificación permite además que haya capacidad de crecimiento en el futuro.

Ejemplo ilustrativo

El análisis de sensibilidad fundamentado en estos dos criterios se resume en la siguiente tabla (ejemplo ilustrativo):

El escenario en rojo corresponde a 9 quirófanos (8 programados y 1 de urgencias). 

El escenario marcado en amarillo corresponde al óptimo de planificación, que supone dejar una capacidad latente para posibles incrementos de actividad. Esto supone un escenario central de utilización de 2.000 horas anuales, es decir unos 230 días al año y 9 horas por día (superior en un 20% a la situación actual). Incluyendo el quirófano de urgencias, equivale a una dotación de 8 quirófanos.

Por último, el escenario verde supone planificar el número de quirófanos a plena ocupación. En este escenario, se requerirían 7 quirófanos, incluyendo urgencias.  

Ante un contexto tecnológico que exigirá mayores inversiones en los quirófanos, este escenario de sensibilidad es relevante pues tendrá un impacto significativo en la eficiencia de los hospitales.

Sobre el autor

< Volver

 

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Escribe tu comentario

 

Copyright © 2016 Antares Consulting.